e-mail

anealmendralejo@gmail.com

Páginas vistas en total

viernes, 3 de junio de 2011

REFLEXIÓN JUNIO 2011


Adorado sea Jesús Sacramentado
Ave María Purísima


Se aproxima la fecha más importante del año para los adoradores: El Corpus Christi. En esta solemnidad, nos parece apropiado recoger a modo de reflexión y difusión, las palabras de don José Luis Garduño Romero, Consiliario del Consejo Diocesano de la Adoración Nocturna en Badajoz.



¿Qué es la Adoración Nocturna?
“Se acerca la fiesta solemne del Corpus en la que de forma solemne con la misa y la procesión haremos pública adoración a Jesús Sacramentado. En las parroquias donde está constituida, en esta fiesta tiene un papel destacado la Adoración Nocturna. No solo en el momento público de la procesión, sino en la Vigilia especial de la noche antes.
La Adoración Nocturna es un movimiento de la iglesia, promovido por el Papa y los Obispos, de larga tradición y raigambre. Quizás, por eso, por existir desde hace casi 150 años, (fundado en 1868 por D. Luis Trelles) hay quien piensa que es algo antiguo y trasnochado y que no va con los cristianos de hoy.
Nada más lejos de la realidad.
Hoy día la gente vive muy deprisa y preocupada por las cosas materiales y no se encuentran espacios de tiempo y lugar para la reflexión personal y el encuentro con Dios y consigo mismo. Hoy la gente necesita que se le hable desde la experiencia del encuentro personal e íntimo con el Señor (Evangelii nuntiandi, núm. 46 y 76). La Adoración Nocturna brinda esa posibilidad y esos espacios en el templo y en el silencio de la noche.
Podríamos decir que la espiritualidad con la que nació este Movimiento es la de imitar a Cristo adorador del Padre, que durante su vida mortal oraba frecuentemente de noche, y que ahora perpetúa su adoración, su intercesión y su sacrificio redentor en la Eucaristía. El ideal sigue siendo el mismo, aunque los años han ido cambiando la metodología, las formas…
Merece la pena conocer el Movimiento y vivir la experiencia del encuentro con Dios en el silencio de la noche.”
 José Luis Garduño Romero